31 julio, 2020

La importancia del estiramiento antes de una rutina de ejercicios

El estiramiento es parte fundamental en una correcta rutina de ejercicios. Diferentes partes de nuestro cuerpo, específicamente músculos y articulaciones, necesitan su propia preparación para afrontar las actividades físicas. Por eso, hemos traído valiosos apuntes sobre este tema al que, muchas veces, no se le da la relevancia que en verdad merece. Es importante crear conciencia sobre la implementación del estiramiento en todas nuestras actividades de tipo físico.

estiramientoAunque el estiramiento debe ser parte fundamental en cualquier tipo de actividad que requiera una movilidad constante de nuestra parte, en este artículo, nos enfocaremos en la repercusión benéfica que trae, para nuestro cuerpo, el ejecutar actividades pensadas en mejorar nuestro estado físico. Recuerda que, este concepto es realmente valioso si se aplica tanto antes del entrenamiento como después del mismo.

¿Para qué es el estiramiento?

A continuación, el resumen de los puntos más significativos sobre las bondades del estiramiento:

  • Prepara los músculos: Pone en alerta a toda nuestra estructura muscular. De esta forma, garantizas que en toda tu rutina cuentes con la fuerza necesaria para ejecutar cada movimiento.
  • Calienta nuestras articulaciones: Puesto que necesitamos diversidad de movimientos, se hace necesario contar con un buen calentamiento, o sea, una excelente movilidad articular.
  • Activación antes, durante y después: Un buen estiramiento mantendrá nuestros músculos activos en todo momento, esto es sumamente esencial para evitar lesiones.
  • Mejora la elasticidad: Está comprobado que esta buena práctica mejora en un 100% nuestro factor natural de elasticidad.
  • Precursor del movimiento: Los estiramientos impulsan la movilidad en todo el cuerpo. Al estirarte, antes y después del ejercicio, se favorecen tus movimientos de una forma significativa.
  • Dispone tu mente: Además del cuerpo, tu mente también necesita empezar a concentrarse en los ejercicios. Mientras estiras, tu cabeza empezara a recibir ideas sobre los movimientos a realizar y sobre la intensidad que se le va a poner a la rutina.
  • Tratamiento para el dolor y cansancio: Estirar de la forma correcta, reduce los síntomas del dolor y cansancio cuando nos hemos sometido a rutinas extenuantes. Aunque, debemos decir también que, para rutinas moderadas funciona perfectamente.
  • Benefactor de una buena circulación: Este punto también vale la pena mencionarlo. Ya sabes todos los beneficios que le trae a nuestro organismo una buena circulación. Así que, un buen estiramiento nos permitirá gozar de estos efectos provechosos.

 El estiramiento ideal

Cada rutina necesita de un cierto tipo de estiramiento. Esto es lógico, si lo vemos desde el punto en que siempre se utilizan algunas partes del cuerpo mucho más que otras. Sin embargo, podemos adecuar una rutina especial que te brinde toda la seguridad de que podrás realizar cualquier movimiento con plena confianza. Pon atención a los siguientes consejos:

  • Dedícale, por lo menos, 7 minutos a los estiramientos, antes y después de una buena rutina de ejercicios.
  • Realiza cada repetición unas tres veces, otorgando pequeñas pausas entre repeticiones, estamos en la fase de estiramiento, por lo que no hace falta descansar. Cada repetición debe incluir unos 20 movimientos.
  • Respira profundamente cada vez que realices un estiramiento, piensa en que tu mente también está calentando.
  • Bríndale diversos giros a tus tobillos y muñecas. Comienza con movimientos suaves y sube un poco la intensidad. Nunca te sobre esfuerces, el estiramiento debe ser natural y el justo para no lastimarte.
  • Estira tus brazos y hombros. También, realiza pequeños movimientos con la cabeza que incluyan los deltoides.
  • De pie, lleva tus talones hacia tus glúteos. Esto calienta tus cuádriceps y buena parte de las piernas.
  • Realiza sentadillas quedándote unos momentos en la fase de bajada. Con este movimiento impulsas el calentamiento en todas tus piernas.
  • Acuéstate boca abajo y eleva tu parte superior hasta que sientas una presión moderada en tu zona lumbar. Sostén el movimiento por unos segundos.

Esto es algo básico, como lo mencionábamos anteriormente. Puedes respaldarte en otras rutinas para asegurarte que no tendrás riesgo alguno por falta de un correcto estiramiento.

Fuentes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + = 21