Descubre cuales son las señales de un infarto

En la era moderna han cambiado muchos aspectos de la vida de las personas. Eso incluye la manera en la que estas se enferman. En las sociedades industrializadas el mayor problema de salud son las enfermedades crónicas. Así mismo las más frecuentes son las cardíacas. Por eso debemos estar precavidos y conocer tanto sobre ellas como sea posible. Así que el día de hoy te explicaremos cuales son las señales de un infarto.

El infarto de miocardio es una enfermedad que afecta a millones de personas a nivel mundial. En muchos países es la causa de muerte más frecuente. Además se espera que para 2020 se convierta en la primera causa de muerte a nivel mundial.

Sin dudas el infarto de miocardio es un problema de salud grave. Si el paciente no acude al especialista a tiempo las consecuencias son muy graves y podrían ser fatales. Sin embargo muchas personas confunden los síntomas con otros padecimientos más leves.

Esto hace que no se busque ayuda tan rápido como se debería y por lo tanto se pierde tiempo valioso en el cual se pueden salvar vidas.

Los protocolos de atención de infarto de miocardio a nivel mundial establecen que mientras antes se inicie la atención mejor es el resultado.

Una evaluación médica es obligatoria ya que el tratamiento puede en muchos casos evitar secuelas permanentes y preservar  la vida. Para pode cumplir con esto es necesario que los pacientes conozcan cuales son las señales de un infarto.

¿Por qué se produce un infarto?

Los infartos son problemas tan comunes que casi todos han oído hablar de ellos en alguna oportunidad. Seguramente tienes algún familiar o conocido que haya sufrido de uno. Sin embargo muy pocas personas conocen lo que implica uno.

En general los infartos se producen cuando la demanda de oxígeno a nivel del musculo cardíaco es reducida. Lo más frecuente es que esto se deba a la obstrucción de una arteria coronaria (las arterias que llevan sangre al corazón).

El motivo más común por el cual una arteria se obstruye es por una placa que se forma por muchos años. Esta placa se crea debido a factores contribuyentes como lo es el sobrepeso, la vida sedentaria y el hábito tabáquico. En algún momento está placa puede terminar alterándose y produciendo un trombo que obstruye la arteria.

Cuando esto ocurre el corazón se queda sin oxígeno y sufre daños, por eso hay dolor. Si la sangre vuelve a circular es posible evitar daños irreversibles pero es necesario actuar rápido. Durante cada minuto que pasa mueren células cardíacas que no se pueden reparar. Si los daños son muy grandes serán irreparables incluso si se restituye el flujo.

Las complicaciones de un infarto son muchas y todas ellas son muy peligrosas. Allí se incluye la posibilidad de edema agudo de pulmón, insuficiencia cardíaca y arritmias mortales como las fibrilaciones ventriculares. Es por eso que para evitar esto se debe actuar con mucha velocidad.

Si acudimos a urgencias el personal médico encargado se encargará de realizar pruebas rápidas como un electrocardiograma. Luego de esto se procede al tratamiento de emergencia con la finalidad de restituir el flujo.

cómo reconocer si tengo un infarto

¿Cuáles son las señales de que vas a sufrir un ataque cardíaco?

Ahora que sabes la importancia de actuar rápido esperamos que estés al pendiente de las señales. Algunas son muy evidentes pero otras no tanto:

Fatiga y dificultad para respirar:

La dificultad para respirar (disnea) es un síntoma que aparece en numerosos infartos. En algunos pacientes es el único problema que sienten sobre todo si son mujeres de edad avanzada. En muchos casos la persona afectada siente problemas para respirar un tiempo antes de que se produzca el infarto. Comienza cuando se realizan esfuerzos cada vez más leves.

Suele confundirse con un problema respiratorio, incluso se suele creer que se trata de simple fatiga. Sin embargo es un predictor importante de enfermedad cardíaca crónica. Sin embargo durante un infarto puede aparecer de forma repentina, incluso cuando la persona está en reposo. Así que si te sientes con dificultad respiratoria lo mejor es acudir a un servicio de emergencias a la brevedad posible.

Sudoración excesiva:

El sudor es algo normal pero cuando este fenómeno fisiológico se intensifica puede ser señal de algo grave. Los pacientes que sufren de infartos suelen tener una sudoración profusa incluso cuando no han sido sometidos a actividad física.

Esto se debe a que el corazón debe hacer un esfuerzo superior para intentar nutrirse. Sin embargo esto hace que aumente la temperatura corporal y se suda para disminuirla. Por eso si sientes un sudor frío anormal lo mejor es acudir a un proveedor de servicios de salud cuanto antes.

Síntomas gastrointestinales:

Probablemente los síntomas que más suelen pasar desapercibidos durante un infarto son los gastrointestinales. No todos los infartos son clásicos, algunos se presentan simplemente como un dolor de estómago. Incluso es perfectamente posible confundirlo con acidez.

Cuando el dolor de estómago además se asocia con náuseas y vómitos la persona inmediatamente lo confunde con indigestión. Por eso este tipo de infartos puede ser tan peligroso ya que no se le da importancia. Para el momento en que la persona va a emergencias suelen haber pasado algunas horas desde que comienzan las molestias.

Es por eso que si tenemos una indigestión repentina, pero no hemos comido nada raro, deberíamos tener cuidado. Sobre todo si tenemos otras características de riesgo, como edad avanzada, diabetes, e hipertensión.

Dolor en pecho:

Probablemente este es el síntoma  más conocido de un infarto. Aunque no siempre ocurre, cuando lo hace es motivo de acudir de inmediato al médico.

Lo más frecuente es que se trate de un dolor detrás del esternón de más de 15 minutos de duración. Es de grave intensidad y suele ser uno de los peores dolores sentidos en la vida. Se lo describe como una presión o incluso como si alguien le apretase el corazón.

Además del dolor característico de pecho también es probable que duelan otras partes. Los lugares más frecuentes son el hombro y brazo izquierdo, la espalda e incluso la mandíbula. Si el dolor reúne alguna de esas características es imprescindible llamar a urgencias de inmediato.

Actué con rapidez

Si ya has identificado los síntomas lo mejor es que llames al servicio de urgencias o acudas al hospital más cercano. De ser posible ve en compañía de un familiar y trae la información médica pertinente si tienes enfermedades crónicas. Sin embargo lo más importante es ahorrar tiempo, cuanto antes seas atendido habrán más probabilidades de que el tratamiento sea un éxito y la recuperación sea satisfactoria.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


− 1 = 3