29 octubre, 2020

Conoce la importancia de las plaquetas y ciertos consejos naturales para controlar sus niveles

El organismo de cada persona cuenta con millones de células que trabajan entre sí para lograr ejecutar de manera adecuada cada una de sus funciones. Las que encontramos en la sangre y ayudan a la coagulación de la misma, son conocidas como plaquetas. Esta célula en particular, trabaja rápidamente al detectar algún daño en el cuerpo, cerrando la herida para prevenir hemorragias, de modo que al tener valores alterados puede desencadenar diversas enfermedades.

Las plaquetas también reciben comúnmente el nombre de “trombocitos”, normalmente funcionan al momento de hallar alguna herida abierta; para lograr detener la salida de sangre se acumula en la parte dañada, mediante un proceso llamado adhesión y, mediante una secreción, las plaquetas acumulan otras células como los glóbulos rojos o glóbulos blancos, formando el tapón plaquetario, a partir de ahí la herida comienza a sanar de forma correcta.

Niveles promedios

Por lo general, los adultos deben asegurarse de que sus valores se ubiquen entre 150 y 450 mil plaquetas por cada mililitro cúbico. Al verse alterado estos valores, se producen cambios del sistema inmune que deberían ser estudiados a fondo por un especialista. Los motivos que influyen en esta clase de alteración, vienen dados por ciertos factores como:

  • Problemas en la médula ósea, que impiden su producción.
  • infecciones.
  • Déficit de vitamina B12.
  • Enfermedades virales como el dengue, chikungunya o el zika.
  • Fallas hepáticas.
  • inflamaciones.
  • Son parte de los síntomas de cáncer.
  • Exceso de alcohol.

Las plaquetas igualmente pueden disminuir a causa de otras enfermedades como anemia, leucemia. Además de dañar el sistema sanguíneo, la falta de plaqueta debilita el sistema inmunológico y deja al cuerpo vulnerable ante problemas muy peligrosos.

Una enfermedad conocida como púrpura trombocitopénica idiopática, es la causa menos común pero más invasiva sobre la destrucción de las plaquetas. Dicho malestar es producto de un ataque directo de los anticuerpos a las plaquetas, de modo que el bazo las toma por agentes extraños que deben ser destruidos; algunas plaquetas forman coágulos internos que derivan en enfermedades adicionales. Cuidar el valor de estas células se ha convertido en una tarea de vital importancia, aunque no todos se mantengan al tanto.

Síntomas de las plaquetas bajas

plaquetasLas personas que padecen una disminución radical en los valores de sus plaquetas, sufren una condición que se le dice plaquetopenia, o trombocitopenia. Al ser un tipo de célula que influye en la coagulación de la sangre, se produce una mayor dificultad para la cicatrización, el cuerpo es incapaz de combatir hemorragias y los patógenos ingresan en el organismo con mayor facilidad, trayendo consigo infecciones bacterianas o virales.

Aunque es una condición de la que debemos estar siempre alerta, muy pocas veces se hacen presente los síntomas directos por este malestar y pueden derivar a causa de otras enfermedades. Ciertos síntomas que todos los pacientes comparten en común son:

  • Sangrado repentino y constante en las encías, nariz o heridas.
  • Manchas moradas o rojizas sobre la piel, similar a los hematomas.
  • Orina con sangre.
  • Heces con sangre.
  • En las mujeres hay un ciclo menstrual muy abundante.

Estos síntomas suelen hacer presencia cuando el conteo de las células se encuentra por debajo de las 50.000 células por milímetro cúbico.

Síntomas de plaquetas altas

Cuando los valores exceden el nivel adecuado, se origina lo que conocemos como trombocitosis y no es más que el aumento progresivo de plaquetas en la sangre, lo que provoca obstrucción arterial y perjudica la correcta circulación en órganos vitales como el corazón o el cerebro, condición que igualmente puede ser fatal para el paciente.

Esta condición es menos frecuente que la disminución de plaquetas y tan sólo un 50% de los casos clínicos presentan síntomas directos, los cuales pueden ser:

  • Hematomas en la piel.
  • Sangrado muy ligero en la nariz, las encías o el tracto intestinal.
  • Adormecimiento de pies y manos.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Formación de úlceras en las extremidades, suele ser el síntoma más relevante.

El aumento desproporcionado de plaquetas en la sangre, provoca dolores en los dedos de las manos y los pies, a raíz del estrechamiento en las arterias y puede ocasionar alteraciones visuales, problemas en las funciones cognitivas o en el peor de los casos, infartos fulminantes. Por fortuna, es muy fácil determinar cualquier modificación en las plaquetas mediante la realización de exámenes médicos rutinarios.

Consejos para tratar debidamente problemas con las plaquetas

Una vez que el médico ha determinado la causa y problemas que presenta en tu organismo, debe proceder a recetar los remedios que se adecuen a tu condición, queremos destacar que ningún método preventivo natural debe llevarse a cabo sin la autorización o recomendación del médico encargado, ya que de lo contrario las consecuencias, con efectos secundarios, pueden resultar altamente peligrosas.

Lo más importante al momento de recuperar los niveles de las plaquetas en la sangre, es cuidar debidamente la alimentación. Para eso, se recomienda:

  • Ingerir una mayor cantidad de frutas y vegetales de hojas verdes, ricas en vitamina K como rúcula, escarola, brócoli, acelgas, espinacas.
  • Incluye en tu dieta proteínas magra y granos.
  • Reduce los almidones con azúcares y grasas trans o saturadas.
  • Consume agua de coco natural, para hidratarte.
  • Cuida de los ácidos grasos omega 3.
  • Descansa debidamente y mantén tu cuerpo ejercitado.
  • Elimina por completo la ingesta de cualquier bebida alcohólica.
  • Consume hoja de papaya, lo que permite subir las plaquetas rápidamente.
  • Ingiere ajo con regularidad para depurar el organismo.

Para quienes necesitan subir sus plaquetas, deben intentar beber este remedio a base de Aloe Vera

Consta de 3 ingredientes muy fáciles de adquirir a bajo costo en cualquier parte y su elaboración no requiere nada de tiempo. EL aloe Vera es un ingrediente que sirve para diversas aplicaciones, muy beneficioso para problemas en la sangre. Por otra parte, tiene zumo de naranja, rico en vitamina C que ayuda en la producción de plaquetas. Se le añade miel pura de abeja como edulcorante natural.

Sirve medio vaso de jugo de aloe vera, un vaso de jugo natural de naranja y un par de cucharadas de miel para darle dulce, licúa bien todos los ingredientes. Recomendamos beber diariamente antes del desayuno, repitiendo por 3 semanas y luego dejar un descanso antes de retomar.

Recuerda realizar el control médico adecuado y consultar todas las dudas con tu especialista de confianza. No te quedes sin compartir esta útil información en redes sociales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

33 + = 43