28 noviembre, 2021

Razones por las que nunca deberías comprar agua embotellada

En este articulo te diremos por qué nunca deberías comprar agua embotellada. El agua en su presentación embotellada se ha convertido en una parte habitual de nuestra vida. Cuando vamos al supermercado, es común ver pasillos enteros llenos de diversas marcas de agua embotellada. Pero ¿Estaremos cometiendo un error al comprar esta agua?

porque no comprar agua embotellada

Seguramente sí, y es que hay estimaciones prácticas que nos indican que el agua embotellada le cuesta mucho a nuestros bolsillos y al medio ambiente. Probablemente no lo sabías, pero algunos de los hombres más ricos son líderes en la industria del agua embotellada, que tuvieron la maravillosa idea de vendernos un recurso de la naturaleza.

Haciendo un recuento rápido, el agua embotellada es 240 a 10,000 veces más cara que el agua del grifo. Para producir contenedores de agua embotellada se requieren millones de barriles de petróleo al año, y el transporte de esas botellas libera miles de toneladas de CO2 a la atmósfera. Pero si esto todavía no te parece suficiente, analicemos en concreto algunas razones por las que nunca deberías comprar agua embotellada.

Razones por las que nunca deberías comprar agua embotellada

1. Estás desperdiciando tu dinero

Como ya esbozábamos anteriormente, el agua embotellada es una industria global que ha hecho muy ricos a algunos hombres. De hecho, existe una asociación global dedicada a este producto, cuyo propósito es mejorar la imagen de la industria y presionar a los gobiernos mundiales en nombre del agua embotellada.

Algunas estadísticas dicen que el agua embotellada está en camino de superar a los refrescos o gaseosas en el mercado de consumo. Y a los gigantes de estas industrias (CocaCola y PepsiCo) no les incomoda, pues ellos también han lanzado su línea de agua embotellada.

Estados Unidos es el país que más consume agua embotellada, en promedio gasta $ 15 mil millones al año en este producto según un estudio de Mintel. Lo que muchos no consideran es que, dependiendo la marca y el uso, las personas pueden estar pagando un precio desde 200 hasta 3000 veces más caro respecto al agua del grifo. Y si en defensa del agua embotellada crees que esta es mucho mejor que la del grifo, sigue leyendo esto, pues te sorprenderán algunos datos reales.

Mira: Alimentos que debes evitar y comer con intestino irritable

2. El agua embotellada puede contaminarse

agua contaminada

Las campañas de marketing te dicen frases como “agua 100% pura de manantial” o “extraída directamente de las montañas de…”. Pero el agua, finalmente es agua, no necesitas pagar más por consumir un agua “mejor”, lo único que necesitas es que sea agua potable. El agua embotellada ciertamente es segura, pero la industria no tiene un historial perfecto.

Un artículo publicado por CBS reveló que se han llegado a retirar algunas marcas del mercado, por estar expuesta a contaminación de algas, tipos de bacterias o cloro. Pero también menciona cosas como partículas de vidrio, moho e incluso grillos que se encontraron en botellas de agua en Texas, en 1994. Pero sin ir tan atrás, hace poco en Carolina del Norte se encontró larvas en las botellas de agua de una de las marcas de refrescos o gaseosas líder en el mundo (CocaCola).

Con estos datos, lo que queremos dejar por sentado es que, si bien existen estándares de salubridad para la industria del agua embotellada, algunas regulaciones no son suficientes y si decides seguir comprando este producto, al menos deberías mirar muy bien antes de ingerirlo.

3. Muchas marcas te venden agua del grifo

No queremos romper tus ilusiones de un mundo íntegro, pero si pensaste que el agua embotellada era mejor que la del grifo, debes saber que muchas marcas simplemente te venden agua del grifo en una botella.

Según El Consejo de Defensa de los Recursos Nacionales (NRDC) de Estados Unidos (uno de los países con más marcas de agua embotellada), en 25% de las marcas de agua embotellada te venden agua del grifo sin ningún tratamiento adicional. Como ya decíamos, simplemente hacen un buen marketing diciéndote que el agua es más pura y de mejor calidad.

Pero si realmente quisieras consumir agua más pura, recuerda que el proceso de filtración del agua es algo que puedes hacer en tu propia casa. De hecho, otra de las empresas líderes en producción de gaseosas (PepsiCo) admitió que su agua embotellada era simplemente agua del grifo filtrada y luego de esto tuvo que cambiar algunas palabras en las etiquetas de sus botellas. Pero lo que hacen muchas de estas marcas es que, en letras muy pequeñas, escriben en las etiquetas frases como “Fuente de agua pública”, que se traduce como “agua de grifo” sin más.

4. Comprar agua embotellada daña el medio ambiente

agua embotellada y medio ambiente

Comprar agua embotellada es un desperdicio innecesario. Seguramente en su defensa dirás que las botellas de esta agua pueden reciclarse, pero lamentablemente eso no es lo que está sucediendo. La mayoría de botellas terminan en los vertederos según un informe de 2015 de la Asociación de Recicladores de Plástico. Solo poco más del 30 % de las botellas en el mundo se reciclan, el resto contamina. Y tenemos que considerar que dos tercios de 100.000 mil millones de botellas al año son mucho. Y lo que es peor, la demanda por agua embotellada está creciendo.

Pero si te parecen alarmantes los desechos generados por las botellas, debes saber que no es el daño más significativo que el agua embotellada hace al medio ambiente. Es la producción y el transporte lo que realmente está perjudicando a nuestro planeta.

El ambientalista Peter Gleick escribió un libro dedicado a la industria del agua embotellada, en el que plasmó algunas estimaciones previamente investigadas que son realmente abrumadoras. Según su estudio, el agua embotellada requiere 2,000 veces más costos de energía que el agua del grifo. Además, se señala a esta industria como una de las principales responsables de emisiones de dióxido de carbono. Por poner un ejemplo, el envío 18 millones de galones de agua embotellada a California, libera alrededor de 2,500 toneladas de contaminación relacionada con el transporte.

Por otro lado, el Earth Policy Institute estima que bombear, procesar, transportar y refrigerar agua embotellada, requiere más de 50 millones de barriles de petróleo anualmente. Y abriendo el nuevo milenio, el Fondo Mundial para la Naturaleza advirtió que se estaban gastando aproximadamente 1,5 millones de toneladas de plástico en el embotellado de 89 mil millones de litros de agua cada año. Esa cifra se ha multiplicado. Y los datos de este tipo abundan, pero lo que nos revelan es que definitivamente el agua embotellada no es una solución ambiental.

Mira: Como limpiar las verduras y frutas de contaminantes

5. El plástico podría ser perjudicial para la salud

El agua es esencial para mantenernos vivos y sanos, pero el plástico no. El plástico contiene BPA o bisfenol A. Recientes investigaciones han demostrado que el BPA puede filtrarse en los alimentos o bebidas que vienen en recipientes con este compuesto. El BPA ha demostrado ser dañino para la salud del cerebro, el comportamiento, y la glándula prostática de los fetos, bebés y niños.

Algunas aguas embotelladas se comercializan como “libre de BPA”, pero los investigadores señalan que los productos químicos utilizados para reemplazar el BPA son igual de peligrosos.

Por otro lado, las botellas de plástico PET reciclables también contienen químicos que pueden filtrarse de las botellas hacia el agua. Se les llama ftalatos, y son disruptores endocrinos conocidos que tienen el potencial de dañar tus hormonas. Los expertos señalan que hay más probabilidad de que esto suceda, si dejas reposar el agua en la botella por un tiempo prolongado y se expone al calor o la luz solar.

6. Puede que el agua embotellada ni siquiera sepa mejor

¿Hay algún tipo de beneficio en el agua embotellada? Si no es saludable ¿al menos sabe mejor? Las pruebas a ciegas demuestran que las personas no pueden distinguir por el sabor entre el agua de grifo y el agua embotellada ¡mucho menos entre marcas de agua! Como ya decíamos, el agua simplemente es agua.

Sin embargo, en el mercado encontramos estafas monumentales, como el Acqua di Cristallo Tributo a Modigliani, que se ha vendido por nada menos que 52.700 € la botella de 750 ml. Y sí, el diseño de la botella es completamente artístico, fabricado en cristal y oro sólido de 24 quilates, pero buena parte del precio se justifica en que el agua ha sido extraída de un lugar paradisíaco en las Islas Fiyi. Sin embargo, solo es agua y sabe exactamente igual a la que tomas en casa.

Conclusión

Después de probar mil botellas de agua de marcas diferentes, la organización contra el cambio climático NRDC concluyó: “No hay garantía de que solo porque el agua salga de una botella sea más limpia o segura que el agua del grifo”.

Mientras que un informe anual del President’s Cancer Panel informó: “Filtrar agua corriente o agua de pozo puede disminuir la exposición a numerosos carcinógenos conocidos y sospechosos y sustancias químicas que alteran el sistema endocrino. Solo si la fuente de agua del hogar está contaminada, es preferible utilizar agua del grifo filtrada en lugar de agua embotellada comercialmente”.

Estas palabras pueden ser más que contundentes si todavía pensabas que el agua embotellada era mejor y más saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 2