Descubre cómo aprender a decir “No” ¡Podría cambiar tu vida!

Existen situaciones que realmente ponen a prueba nuestra capacidad y asertividad frente a ciertos temas. Por lo tanto, situaciones como incapacidad para negarse tienen cabida. Generando grandes limitaciones en el estado emocional y posteriormente física de los individuos. Es así como podemos estimar que aprender a decir “no”, puede ser una gran decisión. La cual podría mejorar tu vida en lo personal y en lo referente a la salud.

A muchas personas se les hace complicado decir que no. Por lo que de manera constante acceden a hacer cosas que verdaderamente no pueden o no quieren hacer. Esto siempre está motivado o impulsado por el hecho de que no queremos causar ninguna discrepancia, menos con nuestros seres queridos.

Sin embargo, existe otra consideración de mayor peso. La cual termina por adentrarse en nuestro subconsciente. Se trata del miedo al rechazo, tememos que si no accedemos a los deseos de alguien más, esta persona nos aislará. Cuesta reconocerlo pero el miedo al fracaso nos limita, y repercute incluso en nuestro estado de salud.

Expertos en el psicoanálisis y en las terapias conductuales han considerado que aprender a decir “no” podría mejorar la calidad de vida. Ofreciendo un estilo de vida más saludable, menos estresado y mucho más placentero.

Aunque aprender a no acceder a todo significa un gran paso en la vida de algunas personas. Quienes por diversas razones ven como algo inadmisible negarse por miedo a las represalias. Si piensas de esta manera déjame preguntarte, ¿quién haría o sentiría algo similar por ti?  Dar en gran medida es algo bueno, siempre y cuando no interfiera con nuestra integridad.

En De Todo en Salud te contamos cuáles son los problemas ligados a decir que sí a todo. Y te demostramos como los mismos repercuten en tu estado de salud. Demostrando así que negarse siempre que sea oportuno es por mucho la mejor opción.

Decir que sí a todo te limita en gran medida, ¿sabes por qué?    

¿Eres de los que por miedo al rechazo o a situaciones incomodas deciden aceptar a todo? No tienes que reprocharte nada, quiere decir que eres una persona que intenta quedar bien con todos. Pero, es bueno que aprendas que esto no te hace bien a ti como individuo. Te limita en gran medida, te explicamos la razón de esto a continuación.

#1. Te sobrecargas

Digamos que en el trabajo o en la universidad tienes amigos que de manera constante te solicitan favores. Y tú no te ves en la capacidad de decir que no, ya sea por limitaciones de tiempo, o porque no te apetece hacerlo. Toma en cuenta que esta última opción también es válida. Así que accedes a todas las solicitudes, esto lo que hace es que te sobrecargues de obligaciones y compromisos.

Esto no tiene mucho de provecho para ti, solo conseguirás mayores limitaciones de tiempo. Y la imposibilidad de destinar algo de tiempo libre para ti y a situaciones que quizás hayas postergado en otros momentos.

Sobrecargarse de compromisos es algo fuera de lugar que todos deberían evitar. Se entiende la buena fe que tienen algunos pero de igual manera no es algo positivo.

#2. Te confundes

¿Alguna vez te ha pasado que accedes a hacer algo que no querías hacer, y luego te sientes confundido?

Esto es algo muy común que deja en evidencia el impacto que tiene acceder a todo para la salud.

Esta confusión tiene lugar ya que sabes que has hecho algo contrario a tus verdaderos deseos. Has accedido por presión, esto frente a la persona no parece molestarnos. Pero, cuando nos toca pensarlo en frío o ejecutarlo llegan los reproches y las confusiones. Y nos vemos muy lejos de declinar en un punto tan avanzado como ese. Esto, por supuesto no es nada saludable.

La confusión da paso a los reproches personales, y terminamos ahondando en un círculo vicioso. Mientras las personas que te han solicitado el favor se encuentran plácidos y en bienestar. Tú, que has accedido de encuentras confundido e incluso un tanto malhumorado. A decir verdad esto no luce como algo justo, ¿no te lo parece?

Es en momentos como este que vemos lo importante que es decir que “no” en situaciones determinadas. Es justo y necesario.

#3. Te estresas

Cuando hablamos de limitaciones relacionadas a la salud, no podemos dejar de lado el estrés.

El estrés es sumamente perjudicial en la vida de los seres humanos. Incluso se ha demostrado que es responsable o desencadenante de otras enfermedades. Incluyendo algunas patologías crónicas como el cáncer. Por lo tanto, es importante velar por nuestra salud en más de un sentido. Aprender a decir no podría mejorar tu vida y la calidad de tu salud.

¿Cómo decir que no, sin sentir culpa? Consejos del día a día

Decir que no es para algunos como una verdadera terapia liberadora. A primera instancia el miedo no les deja apreciar esto de esta manera. Pero, conforme avanzan los días se dan cuenta de que han tomado la mejor decisión de sus vidas.

En De Todo en Salud te contamos de qué forma puedes decir que no, sin sentir culpa o reproches.

  • El “no” a secas: Un “no” a secas puede parecerte ser petulante. Pero esto no es verdad, no debes apreciarlo de esa manera. Si tus amigos son verdaderamente incondicionales contigo entenderán tus condiciones. Y no se alejarán de ti por razones tan básicas como que no puedas ayudarles en ciertas situaciones. Es así como el “no” contundente llega para salvarnos. Aunque puedes usarlo mejor en personas con las cuales no tienes mucha afinidad.

 

  • Silencio incómodo: Es nuestra vieja confiable, el silencio incómodo combate a la presión. ¿No sabes qué decir? Da paso al silencio incómodo. Si no lo haces el reproche y los lamentos acudirán a ti. Luego de unos minutos de silencio, puedes proceder a dar un no justificado.

 

  • No, pero: ¿Te da miedo decir que no? Entonces compleméntalo, puedes decir que no te va bien en ese momento. Pero que con tales recomendaciones podrías ayudarle sin involucrarte. Es una de las mejores opciones.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


27 − 20 =