Disnea o dificultad para respirar: Conoce los mejores remedios caseros para tratar este mal

La disnea se puede definir como una particular dificultad para respirar que puede presentar un determinado individuo. Este problema se experimenta de forma diferente en cada persona. Es un inconveniente que genera sensación de ahogo y mucho malestar. Es algo que se puede diferenciar muy bien de alguna dificultad que puedas expresar a causa del ejercicio o alguna actividad física.

disnea

La disnea se puede originar a raíz de cientos de causas diferentes. Se puede pasar desde una congestión nasal hasta un crítico episodio de estrés. Lo cierto es que, para la dificultad para respirar, en general, hay diversas recetas naturales que pueden ayudar. Te traemos hoy los mejores tratamientos hechos en casa para combatir la molesta y angustiante disnea.

Inhalaciones de vapor

La inhalación de vapor es una de las mejores opciones para combatir la disnea o dificultad para respirar. Esto se debe a que el vapor permite que las fosas nasales se mantengan descongestionadas. Además, facilita la expulsión de la sustancia mucosa que pueda estar obstruyendo nuestras vías respiratorias. Así que puedes acudir a este remedio casero cuantas veces sea necesario hasta sentir un alivio absoluto.

Lo único que debes hacer es poner agua a hervir. Luego, pones el agua caliente en un recipiente donde le puedas mezclar algún aceite esencial. Estamos hablando de aceite esencial de menta o de eucalipto, por ejemplo. Solo debes añadir algunas gotas del aceite elegido.

Pon tu cara sobre el recipiente y cubre tu cabeza con una toalla. El objetivo es que recibas todo el vapor en tu rostro. Respira profundamente para que tus vías respiratorias reciban todo ese vapor, haz esto durante unos 10 minutos por lo menos. Esto lo debes realizar cada vez que experimentes mucha dificultad para respirar.

Con el tiempo las inhalaciones de vapor te reducirán notablemente los episodios de disnea.

Infusión de jengibre

Está comprobado que la composición del jengibre favorece la correcta respiración. Funciona, entre otros beneficios, como expectorante e inhibidor de secreción de moco. Es altamente recomendado para aquellas personas que suelen presentar episodios de disnea. La forma más efectiva es bebiéndolo en infusión.

Preparar infusión de jengibre es muy fácil y económico. Debes poner a hervir agua, cuando ya esté, añade unos trozos de jengibre fresco. Tapa bien y deja el agua a fuego lento durante unos 10 minutos aproximadamente. Retira del fuego y pasa el líquido por el colador antes de servir en una taza.

Añádele miel a la taza y mezcla bien con el agua caliente de jengibre. Bebe lentamente. Repite esta operación de 2 a 3 veces por día para que la disnea vaya disminuyendo. Si lo deseas puedes masticar pedacitos de jengibre durante el día, aunque para algunas personas esto resulte ser muy picante.

Ejercicios para el control de la respiración

Estos ejercicios son apropiados para combatir la disnea. Debes tener en cuenta que se necesita practicar mucho para dominar la técnica y lograr una adecuada relajación. Primero que todo, debes acostarte boca arriba, relajar todo tu cuerpo y poner tus manos en el abdomen. Respira, de manera muy profunda, por la nariz, siente como tus pulmones se llenan de aire.

Cada respiración y media sostén el aire por dos segundos. Debes vaciar tus pulmones por completo, exhalando de una manera lenta y controlada. Repite los ejercicios durante 10 minutos. Trata de realizar este proceso de respiración por la mañana, tarde y noche.

Recuerda que una de las claves al presentar disnea es tratar de mantenerse relajado y tranquilo.

El efecto remolacha

Este vegetal es uno de los más aclamados para hacerle frente a distintas complicaciones de la salud. Es ideal para la prevención del cáncer, mejora notablemente el aspecto de nuestra piel y combate el estreñimiento. Los mencionados son algunos de los tantos beneficios que posee la remolacha. En esta ocasión, lo usaremos para tratar la disnea o dificultad para respirar.

La primera opción para consumir la remolacha y luchar contra los síntomas de la disnea es comerla asada. Lo que debes hacer es poner a asar una remolacha, con todo y cáscara. Luego, deja que se enfríe y procede a pelarla por completo. Cómela con un poco de sal, añade pimienta si es de tu gusto, mínimo una vez por día.  

La segunda opción es bebiéndola en un nutritivo y poderosos jugo. Aquí lo que vas a hacer es llevar a la licuadora una remolacha, 2 zanahorias y ½ papa. Licua muy bien los ingredientes y luego pasa el producto resultante por el colador. Bebe este líquido una vez al día para que vayas apreciando excelentes resultados.

Ayuda mucho el que incluyas en tu ingesta diaria alimentos ricos en hierro. Como, por ejemplo, las espinacas, pan integral, arroz integral, nueces y avellanas, entre otros.

Infusión de Hinojo

El hinojo es tan efectivo como el jengibre para combatir esta clase de males. Consumirlo en infusión te dará mucho bienestar a la hora de evadir los síntomas de la disnea. Lo primero que debes hacer es hervir agua para preparar lo que será una provechosa infusión. Añade una cucharada de semillas de hinojo a una taza con agua caliente.

Tapa la taza y deja reposar unos 10 minutos, aproximadamente. Pasa la bebida por el colador y al líquido resultante añádele una cucharadita de miel. Bebe esta infusión de hinojo unas dos veces por día hasta que notes los mejores resultados. Puedes consumir todos los días para que tu dificultad para respirar vaya disminuyendo poco a poco.

Hábitos saludables para tratar la disnea

Es fundamental complementar los remedios caseros que te hemos brindado con buenos hábitos de salud. Lo primero es no fumar pues el humo del cigarrillo es el enemigo número uno de nuestras vías respiratorias. Debes saber que la falta de aire es uno de los principales síntomas del cáncer de pulmón. Así que a dejar de fumar y, si no eres fumador, a evitar a toda costa el humo del tabaco.

El ejercicio es clave para que tus pulmones estén en el mejor estado posible. Intenta caminar durante 30 minutos a diario, como mínimo. Te recomendamos el Yoga como una práctica sana para aprender a relajarte de la mejor forma posible. Lo importante es controlar la respiración y siempre hacerlo de la manera más profunda posible.

También te puede interesar: Remedios caseros para la tos seca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


+ 25 = 31