Quiste Pilonidal y las mejores remedios naturales para su tratamiento

Sabemos que no es un término muy conocido, pero te podemos asegurar que es una afección más común de lo que te puedes llegar a imaginar. Un quiste pilonidal es una especie de inflamación que tiene su lugar entre la zona del coxis y el inicio de las nalgas. Se forma una pequeña protuberancia que contiene algo de líquido y partes de vellos y piel.

quiste pilonidal

Un quiste pilonidal puede llegar a complicarse hasta el punto de tener que acudir a la cirugía. Sin embargo, hay ciertos métodos naturales que pueden actuar de manera efectiva en el quiste y sanarlo sin necesidad de intervención quirúrgica alguna. Es precisamente ese nuestro tema de hoy, las mejores recetas naturales para tratar un quiste pilonidal. A continuación, te vamos a brindar los mejores remedios caseros para combatir este angustioso problema.

El poder natural de la cúrcuma

La primera receta que trataremos en el día de hoy tiene como su principal protagonista a la cúrcuma. Esta posee una serie de excelentes propiedades antiinflamatorias, además de antisépticas y calmantes. Esto quiere decir que la cúrcuma nos va a ayudar a reducir la inflamación del quiste pilonidal. También, nos brindará un efecto calmante para disminuir el dolor de la zona afectada.

Lo que debes hacer es preparar una masa de cúrcuma con agua para poner en el área del quiste pilonidal. Debes mezclar un poco de agua tibia con varias cucharaditas de cúrcuma en polvo. Se revuelve hasta obtener una pasta consistente y suave. Aplican en el quiste y deja reposar durante unos 20 minutos aproximadamente.

Recomendamos realizar este procedimiento una vez al día y complementar la receta con una buena infusión de cúrcuma (bebida). Repite hasta que observes los resultados de curación esperados.

Un beneficio más del aloe vera

Recientemente comentábamos la gran riqueza de usos medicinales que posee la sábila o aloe vera. Con esta receta casera lo terminaremos de confirmar. Ya sabemos todo lo que el aloe vera puede hacer por nuestra piel, es realmente fantástico. En el tratamiento de un quiste pilonidal, la sábila nos brindara acciones antisépticas, cicatrizantes y antiinflamatorias.

Puedes conseguir un buen gel de aloe vera en cualquier tienda naturista de confianza. Pero te aconsejamos que lo fabriques por tus propios medios. Solo tienes que acudir a una penca de sábila y extraer cuidadosamente el cristal de aloe. Pon a calentar solo un poco el cristal hasta que notes que se encuentra tibio.

Unta cuidadosamente el gel en toda el área donde se encuentra la afección. Luego, pega un trozo del cristal en el quiste y cubre con una gasita limpia. Deja actuar por espacio de 20 a 25 minutos y luego retira. No necesitas enjuagar, el producto que se conserve seguirá contando con acción curativa.

Trata de realizar este procedimiento casero todos los días.

El aceite de ricino

Esta clase de aceite es muy utilizada para combatir diversos problemas en la piel. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y es un poderoso reductor de dolor. No podemos olvidar mencionar que el aceite de ricino cuenta con asombrosas propiedades anti-bacteriales. Solo debes conseguirlo en algún punto de confianza, su obtención es realmente sencilla.

Unta un poco de este aceite sobre un algodón o pañito limpio. Aplica en toda la zona donde tienes el quiste y sientes la molestia. Deja actuar al aceite de ricino por unos 20 o 25 minutos. Enjuaga muy bien con agua tibia para retirar todos los posibles residuos.

Se puede repetir este proceso una vez al día, todos los días. Verás como poco a poco la inflamación irá disminuyendo y el dolor cada vez será menor.

Compresas calientes

No podemos dejar de lado el poder efectivo de las compresas calientes. Estas harán que la inflamación y dolor del quiste vayan en descenso. Las compresas, poco a poco irán contribuyendo para el alivio completo del mismo. Trata de realizarlas al menos unas dos veces por día para maximizar los resultados.

Lo único que debes hacer es tomar un paño limpio y remojarlo en agua caliente. Aplica el paño en el quiste, cuida de no irte a quemar con una alta temperatura. Realiza un poco de presión y deja actuar hasta que la compresa pierda su calor. Está más que garantizado que poco a poco vas a notar excelentes resultados.

Compresas de manzanilla

Acabamos de revisar los grandiosos beneficios de las compresas calientes, así que vamos a añadirle otra variante a la receta. La manzanilla funciona como un agente de curación en nuestro cuerpo. Esto quiere decir que nos va a colaborar con el pronto alivio cuando poseemos un quiste pilonidal. Todo lo que necesitaremos son bolsitas de té de manzanilla, las que puedes conseguir en cualquier tienda o supermercado.

Solo debes poner a hervir agua y meter la bolsita de manzanilla, como haciendo té de manera normal. Déjala reposar solo un poco y procede a aplicar la bolsita de té de manzanilla directamente en el quiste. Repite con unas dos bolsitas a diario.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana funciona como una especie de “agente secante”. Es decir, va a secar el quiste poco a poco hasta el punto de curarlo definitivamente. Solo hay que ser constantes con su aplicación en la zona afectada. Aplica directamente en el quiste con la ayuda de un copito de algodón o una gasa muy limpia.

Puede ser que experimentes mucho ardor al momento de aplicar el vinagre de manzana. Para solucionar esto, solo debes adicionar un poco de agua en el vinagre. Ve probando poco a poco hasta que el ardor vaya disminuyendo. Cuida de no ir a adicionar más del 50% de agua en el vinagre de manzana para que este no pierda sus efectos naturales.

Recomendaciones sobre el quiste pilonidal

Es necesario que siempre se cuente con una buena higiene personal para evitar este tipo de afecciones. Hay que tratar de no permanecer sentado durante tiempos exagerados. Vigila que la zona donde suelen aparecer este tipo de quistes no esté sometida a constantes golpeteos. El sobrepeso es otro factor común entre los que padecen este tipo de quiste, conservar un peso adecuado y una alimentación balanceada es clave.

También te puede interesar: Remedios caseros para combatir las estrías

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


16 − = 10